18.10.14

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (XXVIII): AUX YEUX DES VIVANTS



Alexandre Bustillo y Julien Maury, creadores de la portentosa A l’interieur y la posterior Livide —que no agrada a todos, pero que yo defiendo por sus muchos detalles de bello horror—, regresan a Sitges con una versión muy oscura de Los Goonies con ecos a Funhouse de Tobe Hooper. Tras un inicio en el que en parte se guiñan a sí mismos y a su primera película, dejan la sangre prometida para el final y optan por una versión descreída de Los Cinco y demás pandillas donde los niños bordean la delincuencia y el malo es más que un psicópata. Si encima parte de la historia sucede en un abandonado decorado de películas del Oeste abandonado, yo ya no puedo pedir más.