24.12.06

LA OSCURA TARA ADOLESCENTE Y EL FLORECER PAJERO


Charles Burns me cautivó desde el primer momento, con aquellas historias cortas que aparecían hace veinte años en El Víbora y que luego se compilaron en un álbum para mí legendario: Misterios de la Carne. Cualquiera que lea este blog desde hace tiempo y conozca a Burns sabrá sumar 1 + 1 para entender mi fascinación ilimitada: ofrece una visión inquietante y perversa de lo pulp y la serie bé, y encima la hace portentosamente suya. El otro día saqué de la estantería Agujero Negro en su versión de doce ejemplares en grapa (los extintos Brut Comix de La Cúpula) y me los zamé de un tirón. Los había ido leyendo según salían. Es decir: lo leía mal y aún así me gustaba, pero joder, todo seguido... joder, la de detalles que me perdía.

La verdad es que me cuesta expresar tanto deleite ante tanta genialidad. No puedo articular un juicio coherente. Así que espero me disculpen porque seguro que este no será un buen post. Agujero Negro tiene muchos niveles de lectura. De manera inmediata y reptiliana funciona como un perturbador relato de horror adolescente. Una sublimante historia de adolescentes que practican el sexo para morir asesinados. También como relato ejemplar de eso que llamaron La Nueva Carne, pero es que encima le da un sentido: La nueva carne es acné. Y ahí está el evidente meollo del asunto: el transito de la infancia a eso tan carente de magia como es la edad adulta.



Estoy hasta los cojones de tanto listillo de Sundance jugando a la mitificación del adolescente norteamericano. Y más cuando la verdadera obra maestra sobre el tema lleva la firma de Burns. El horror del adolescente que descubre las drogas y el sexo, el descubrimiento de la diferencia física, la caída al abismo de tantas princesitas... Y todo ello plagado de imágenes vaginales y fálicas, con imágenes tan perturbadoras como la sodomización de la chica con cola que desa que se la agarres, el beso a la segunda boca de uno de los protagonistas, la idea de enamorarse diseccionando ranas o esos niños del bosque que uno no sabe a ciencia cierta sin son solitarios pajeros en busca de refugio o niños peterpanescos que no quieren dejar de serlo. Qué grande y qué bueno.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Atrakcyjny wpis! Witryna o suplementach diety, sposobach żywieniowych
- produkty tiens