14.10.14

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (XXVII): WHAT WE DO IN THE SHADOWS



Con uno de los responsables de Flight of the Conchords al mando, este falso documental sobre un grupo de vampiros que comparten piso, un poco como los míticos Young Ones, se llevó el premio el premio del público sin que puede discutirse su mérito: regalar altas dosis de hilaridad y carcajada. Nueva Zelanda vuelve a demostrar que en cuestión de risa produce una mutación en la que el sentido del humor británico se filtra con una perspectiva burra y de pueblo. Tiene buenas ideas, un generoso surtido de gags que van desde la reverencia a los Monty Python a lo tremendamente cafre y sabe que el formato se agota a los 80 minutos. Todo bien.