16.10.04

A bordo del Cormorán



Llevo ya varios días hablando de cine y películas. Sabía que acabaría pasando aunque no era mi intención, pero es que mi ritmo de lecturas ha caído en picado. El lunes me he comprometido a devolver unos tebeos que llevaban más de año y medio en casa. Algo raro en mí ya que soy de los que retornan rápido las cosas. De hecho, no me gusta que me dejen cosas. El préstamo, pero, tenía una doble finalidad: escanear, dado que se trata de piezas de esas que requieren cierto esfuerzo y paciencia. El objetivo era tener en el ordenador la edición castellana que sacó Bruguera y comprar la edición original en francés. Así dispondría de una traducción a mano y de una edición más digna. El problema es que digitalizar un tebeo de casi medio centenar de páginas me resulta terriblemente aburrido y eran cinco tebeos, 250 páginas. Al final tan sólo he conseguido hacerlo con un par de ellos y el lunes los devuelvo todos

El personaje que me merecía el esfuerzo es Bernard Prince, una excelente historieta de aventuras francobelga, obra del guionista Greg y el dibujante Hermann. Bernard Prince es un marino freelance, un héroe moral clásico (a diferencia del más famoso de ellos: Corto Maltés) siempre involucrado (sin quererlo) en excitantes aventuras. Un transportista autónomo especializado en desfacer entuertos con tendencia al acto heroico. Junto a él, y a bordo del Cormorán, dos compañeros arquetipos: Djinn, el adolescente (en esta ocasión de origen hindú) que permite la identificación y proximidad del lector joven, y Barney Jordan, orondo y borrachín contrapunto que remite directamente a personajes tan grandes y clásicos como Haddock o el McClure de Blueberry (sin movernos del francobelga).

Los guiones de Greg son un ejemplo de historias genuinas, sin trampa ni cartón, bien enlazadas y mejor desarrolladas, lo suficiente para que el lector se sumerja durante tres cuartos de hora en la aventura con mayúsculas. Greg, de hecho, era un tipo versátil. Dibujaba y escribía una plancha de humor que es todo un clásico: Aquiles Talón (tengo un par de integrales en francés que soy incapaz de leer); y suyos son los guiones de uno de los mejores westerns en viñetas de la historia: Comanche (también con Hermann a los lápices). Respecto a la serie que nos ocupa, Bernard Prince, uno de sus mayores aciertos es saber cambiar los escenarios por los que se mueven los personajes de un álbum a otro, haciendo imposible la reiteración. La Polinesia, Centroamérica, el Amazonas, Manhattan, Nepal, Alaska, el Mediterraneo. Ni siquiera el elemento marino es obligatorio.

En un tebeo donde el paisaje y el lugar donde suceden los hechos cobra carta de protagonismo la labor del dibujante es básica. Desde aquí me declaro fan total del belga Hermann. Si no me equivoco, Bernard Prince fue su primer gran personaje y permite ver lo rápida que fue la evolución de este genial autor. La línea clara heredera de Jijé de los primeros álbumes enseguida va haciéndose más brusca, menos clara; los personajes (excepto el héroe y alguna secundaria) pasan a tener rostros demasiado normales o incluso son feos y los paisajes... Buf. Hermann domina la paleta de colores de una manera tan brutal como naturalista. Pocos autores saben captar atmósferas como él. La humedad del Amazonas, las nubes de mosquitos, los páramos helados, la calma chicha marina, la claustrofobia de una isla en llamas, el aire pesado por la erupción de un volcán. El artista belga realizaría trece álbumes y dejaría la colección para proseguir con dos obras de las que era autor completo: Jeremiah (en un contexto de post hecatombe) y Las torres de Bois-Mauri (nadie como él para retratar la fealdad y suciedad medieval).

Conseguir en castellano la totalidad de aventuras de Bernard Prince realizadas por Greg y Hermann no es tarea fácil. De ahí el intento escaneador que relataba al principio. Grijalbo público seis de las trece aventuras en formato de álbum de tapa dura. Concretamente las numeradas como 1, 2 ,3, 8, 10 y 11. Creo que con calma pueden encontrarse a buen precio. En este link se pueden ver las portadas de toda la colección francesa y en éste otro, además, un par de panchas de cada álbum. ¿Y el resto no editado por Grijalbo? Bueno, pues teóricamente aparecieron publicados por Bruguera en sus Mortadelo Gigante y Mortadelo Especial. Y para que no digan que no se aportan datos útiles pasó a indicar en qué números (los cinco que tengo localizados) aparecieron por si alguno de ustedes quiere hacer lo mismo que yo: rastrear rastros y mercadillos. Les recuerdo que los Mortadelos Especiales contenían más cosas de interés como personajes clásicos de la escuela Bruguera (Anacleto, Sir Tim O’Teo, la Abuelita Paz) o del cómic francobelga de aventuras (Rick Hochet, Bob Morane, Bruno Brazil y hasta historias cortas de la serie tratada en este post). Eso sí, además de la rotulación mecánica de textos parte de las historietas perdían el color original y se editaban en bitono.

En Mortadelo Gigante 12-13 (septiembre de 1976) apareció la sexta aventura: La Ley del Huracán (La Loi de l'ouragan).
En Mortadelo Gigante de Vacaciones de 1975 (sin número) se publicó la excelente séptima aventura: La isla en llamas (La Fournaise des damnés).
En Mortadelo Especial Fumadores (número 53, y especial erróneo dado que el interior estaba dedicado a los gafes) se incluía la también magnífica. novena aventura, Guérilla pour un fantôme, aquí titulada Una aventura gafe.
En Mortadelo Especial Gorditos (número 55, 1979) apareció la doceava aventura: Objetivo ¡Cormorán! (Objectif Cormoran).
En Mortadelo Especial Piratas (número 28) se incluía la treceava historia (la última dibujada por Hermann): El puerto de los locos (Le Port des fous).

Quedaría por averiguar dónde se publicaron los álbumes cuarto y quinto, Aventura en Manhattan y El oasis en llamas. Si llegaron a publicarse, aunque yo creo que sí. Cualquier información al respecto será bienvenida. Ah! se me olvidaba dedicar este texto a Josep, que es quien ha tenido la paciencia de esperar año y medio a que yo hiciera algo que sólo he realizado a medias: el aburrido escaneo.

***

Actualización a 11/02/04 para evitar el borrado de comments por parte de Haloscan

Gracias, Sr. Absence, por acordarse de Bernard Prince, un personaje que siempre me entusiasmó, y por la valiosa información que aporta (y que lamento no poder completar). Aquí en España, Carrillo hizo algunos personajes similares, como El Javanés y el Capitán Pantera, también navegantes por los mares del sur. Hace un par de días he puesto en mi blog un artículo sobre Barbarroja (Charlier-Hubinon), otro personaje lamentablemente olvidado. Un saludo.el brujo don Carlos Homepage 10.16.04 - 4:23 pm #

Me inquieta usted, Abs. Franquin, ahora Hermann, dioses de la viñeta en suma.Cosas hermosas que de ninguna manera pueden compaginarse o conviñetarse con esas otras atrocidades superheroicas que usted (o su otro usted, el malo, el errado) gusta de glosar en su bitácora. Por cierto, ¡Carrillo!!!, ¡¡el de las señoras de piernas gordas!!! ¡Un grande de España!!fantasio 10.16.04 - 7:01 pm #

Apiádese, señor fantasio, soy un tipo sin criterio, como parece sospechar.absence Homepage 10.16.04 - 8:31 pm

1 comentario:

Anónimo dijo...

I would like to more know about it. asthma Read a useful article about tramadol tramadol