18.10.14

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (XXXI): CREEP


Tras los abusos de años anteriores, parece que el fenómeno del found footage está remitiendo. Al menos eso es lo que deduzco por lo visto en Sitges. Aunque hay mucho subproducto por ahí, yo sigo defendiendo el formato —al que nunca juzgo por su credibilidad, es decir, si tiene sentido que se siga rodando cuando lo importante es salvar la vida. Creep (antes Peachfuzz) es un humilde ejemplo de que, pese al agotamiento, sigue siendo posible encontrar resultados la mar de majos. Tiene a su favor que está llena de humor negro y que uno de sus actores está magnífico, y aunque como suele pasar sobran algunos minutos porque es un formato que cansa cuando supera la hora de metraje, en esta ocasión tiene un plano casi al final bastante memorable.