6.10.14

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (VII): THE VOICES



Esto de las ideas preconcebidas suele ser una arma de doble filo, pero la opción correcta es la expectativa baja, que es lo que tenía con la nueva película de Marjane Satrapi, la primera que no se basa en una de sus novelas gráficas previas. ¡Y eso que me gusta mucho Satrapi! Así que no sé a qué venía esa poca confianza pero me ha venido bien porque la película me ha gustado bastante. Tampoco me esperaba que el humor negro estuviera tan presente, y también la construcción de un psicópata tan tierno y buena persona que casi deseas que arregle el entuerto. Es como si a Maniac le ponemos mariposas Disney y gatitos que hablan. Tiene su gracia, sí, y también una subterránea mala leche y mucha tristeza cuando muestra la cruda realidad del apartamento del protagonista.