29.10.08

JOHN LIU: INFANCIA, JUVENTUD Y AUGE DE JUANITO LÍOS

Bruce Lee me ofreció un papel en Juego con la muerte; quería que hiciera un combate contra él en la torre, pero lo rechacé. Le dije: “Bruce, te respeto mucho pero no quiero ser un villano al que dejas K.O. en una de tus películas”. Lo entendió perfectamente y no se enfadó. Tras su muerte, el 20 de julio de 1973, rodé mi primera película, Rivales secretos; y fui el actor principal y no un villano al que derrotan fácilmente”.
John Liu, en declaraciones a una revista francesa de artes marciales.

Curiosamente el día del fallecimiento de Bruce Lee es el cumpleaños de John Liu. Sobre si fueron amigos o no, nunca se podrá saber. Liu Aseguraba tener fotos con él, pero nunca se han visto. Otros actores como Wang Yu, Lo Lieh, Carter Wong o David Chiang también lo afirmaban, pero en sus casos existen fotografías y entrevistas que lo ratifican. Respecto a que Lee le ofreciera un papel en Game Of Death, en ningún medio conocido aparece nada a respecto ni nadie tuvo ninguna noticia sobre ello, y eso que existen muchos eruditos sobre el tema.

John Liu, nuestro “Juanito Líos” y figura reverenciada en esta casa, es fuente inagotable de sorpresas según se escarba. La noticia sobre su detención localizada el otro día propició que Octopo la enlazara en los foros de ZinemaHK, cosa que me place porque es en ese tipo de lugares donde los sabios de las artes marciales expresan su opinión y dan a conocer datos al respecto. Como lo arriba expuesto, comentado en este hilo por el forero apodado Lee, a quien he pedido permiso para utilizar su profuso texto biográfico como base para esta entrada. Prosigamos, pues, con más datos biográficos del director y protagonista absoluto de Made in China. Eso sí, tengan en cuenta que la mayoría proceden de las declaraciones en revistas de alguien que dijo ser príncipe de una isla oriental para embaucar a menores en trata de blancas.


John Liu (Lau Chung Leung en cantonés y Liu Chung Liang en mandarín) nació en Hawai el 20 de julio de 1946 de madre japonesa y padre chino, un científico que trabajaba en el programa Apollo de la NASA (en Zen Kwon Do Strikes Paris lo secuestran y todo, así que imaginarán mis dudas al respecto). Al nacer en Hawai obtiene la nacionalidad americana.

La revista francesa Karaté incluyó, en sus números 19 y 26 (con John Liu en portada), extensos artículos biográficos en los que se resalta la figura de su “Gran Tío Abuelo” Zen Liu, monje maestro de lucha y líder del templo Shaolin que tras la revolución comunista de 1948 tuvo que refugiarse en Hawai, acogido por su sobrino (el misterioso científico de la NASA). Zen Liu fue quien se ocupó de la educación del pequeño John, en la que se incluía caligrafía, acupuntura, pintura y artes marciales.

Por lo visto, Liu fue un niño introvertido y muy conflictivo. Según sus propias palabras, todo aquello lo hacía porque era muy tímido y quería hacerse notar, y todas las biografías hablan de una niñez llena de problemas, pero en ningún lado se especifican.

Con 13 años de edad sus padres se divorcian. El joven Liu queda bajo custodia de su madre, que regresa con su familia a Japón, en concreto a la isla de Okinawa. En esa época los chinos no estaban bien considerados en Japón, así que el rechazo social y la capacidad de adaptación se sumaron a sus problemas. Incapaz de evitarlos, decidió seguir con su preparación marcial practicando Karate. Pronto destacó sobre lo demás gracias a la disciplina y los duros ejercicios que había realizado con su “Gran Tío Abuelo”. En 1958 gana el torneo absoluto de Karate de Okinawa en la categoría Júnior y, según declaraciones de Liu, obtiene el 3 dan de Karate.

En realidad toda esta historia debe ser puesta en duda. Primero porque en Okinawa, lugar donde más se respeta la tradición del karate, la competición era despreciada por los maestros. Solo se combatía en caso de necesidad, nunca por un trofeo ni por publicidad, de hecho. En la isla, por aquellos años, no existía el Karate a nivel comercial ni hay constancia de un torneo celebrado en 1958. Por otro lado nadie se explica como obtuvo el tercer Dan de Karate habiendo sido entrenado, desde la infancia, en un arte tan dispar como el Kung Fu. Aunque como veremos toda la historia del entrenamiento infantil también resulta bastante dudosa.

Recuperemos el hilo. Su adaptación a la cultura y sociedad japonesa resulta imposible, por lo que su familia se muda primero a Hong Kong y poco después a Taiwán. Pese a su juventud, John Liu ya tiene la consideración de maestro de las artes marciales para sus compañeros de escuela, pero aún así quiere seguir progresando y sigue entrenando bajo la guía del maestro Shiou Yun, el heredero espiritual y guardián del estilo de su tío abuelo Liu Zen. Shiou Yun, más que corregirle a nivel técnico, le muestra la parte espiritual del estilo. Su relación maestro-discípulo, según Liu, duró diez años hasta que éste le otorga el grado de maestro, titulo reconocido por la asociación Lau Gar Kung Fu (el estilo de Kung fu de la familia, por lo que Liu siempre se refirió a ella como la Liu Gar Kung Fu), una de las más prestigiosas de Asia. Poco después, John Liu es nombrado instructor jefe de dicha asociación. Este estilo, aparte de hacer mucho hincapié en la técnica, también lo hacía en los conceptos budistas, teniendo siempre presente que sus raíces se remontan al templo Shaolin.


Otra versión, mas real, menos poética y con mayor concordancia temporal, explica que los grandes, y a estas alturas misteriosos, problemas de Liu con la Sociedad prosiguieron en Taiwán. No se sabe muy bien qué pasó, pero algo obligó a su familia a tomar una difícil decisión: para evitar la conducta antisocial del muchacho era necesario internarlo en un Kwon (gimnasio coreano) para que encauzara energías y adquiriera disciplina. Su madre habló con Tao Tan Liang, un maestro Taekwondo que daba clases en la universidad; como no había dinero para pagarle, éste le aceptaría a su cargo como criado a cambio de sus enseñanzas. John Liu le hacia las labores de la casa y se encargaba de la cocina.


Tao Tan Liang, cuya trayectoria además incluye el cine o el entrenamiento de agentes de la CIA (ya sabemos de dónde sacó Liu parte del argumento de Made in China), siempre ha mantenido la misma versión sobre su relación con John Liu en todo tipo de entrevistas. En el documental cinematográfico Top Fighter explica:
“Conocí a John Liu cuando enseñaba Taekwondo a estudiantes universitarios; era un muchacho problemático y su madre me pidió que lo aceptara como alumno. John cocinaba y me hacía la limpieza. Tenía poca flexibilidad y no podía estirar bien las piernas, pero prometió soportar el dolor si con ello conseguía mejorar sus patadas, así que entrenó mucho y estuvo dolorido durante casi dos años. Cuando por fin lo superó podía dar patadas a la perfección, como cualquiera puede constatar.”

De las declaraciones de Tao Tan Liang se deduce que fue el verdadero primer instructor de John Liu y se ha referido en diversas ocasiones a la introducción de su alumno en las artes marciales, unos inicios muy duros por su poca elasticidad, obligado a practicar ejercicios y entrenamientos cercanos al sadismo. Así pues, la historia de un Gran Tío Abuelo, monje de Shaolín perseguido por el régimen comunista, debe ser puesta en cuarentena ya que probablemente se trate de una de las fabulaciones a las que se aficinó Juanito Líos al llegar a Europa.

Además, si se analiza el estilo de John Liu es evidente que es idéntico al de Tao Tan Liang: ambos son capaces de pegar 3 y 4 patadas con la pierna izquierda, sin apoyarla en el suelo, y con la derecha rematan, sobre todo con patadas en giro. Sólo hay una variante entre ambos: Tao Tan Liang trabaja exclusivamente de lado mientras Liu es capaz de cambiar la cadera de lado a frontal para pegar patadas descendentes. Ese cambio de cadera, sobre todo manteniendo la pierna en el aire, muy pocos mortales son capaces de hacerlo. En algunos medios se dijo que Liu creía haber superado a su maestro, causa probable de diferencias inasalvables entre ambos, sin contar con difícil carácter de Liu.

Después de unos años entrenando, John Liu regresa Norteamérica para estudiar en la universidad. En 1967, y este dato sí esta contrastado por diferentes medios, gana el campeonato del mundo organizado por la IKV (Internacional Karate Unión). En 1969, y según él basándose en las enseñanzas del Sifu Shiou Yun (el heredero espiritual y guardián del estilo de su tío abuelo Liu Zen), funda su propio estilo recogiendo budismo y técnicas de estilos tan dispares como el Karate y el Kung Fu. Lo bautiza con el nombre de Zen Kwun Do (“Zen” el nombre de su maestro, “Kwun” la escuela o estilo, “Do” el camino o vía). Liu siempre ha insistido que las raíces de su etilo provienen del estilo Liu Gar de Shaolin (el estilo del Gran Tío abuelo).

El Zen Kwun Do, a nivel técnico, se basa según Liu en lo siguiente:
“La idea esencial del Zen Kwun Do es romper la pierna o el brazo del adversario en el primer ataque, de manera que no pueda realizar un segundo ataque; por esta razón trabajamos dos blocajes especiales: uno con el puño para los brazos y otro con los codos para las patadas. También se utiliza mucho el ataque a los ojos y a la garganta pues son muy eficaces en un combate real, inclusive con adversarios más fuertes que tú. En distancia larga utilizamos la pierna delantera para iniciar el ataque, seguido del puño. Utilizando esta táctica gané el campeonato del mundo en 1967. En esta época todo el mundo utilizaba la pierna trasera para atacar. Yo, trabajando con la pierna delantera, sorprendí a mis adversarios porque nunca había visto algo así, todos esperaban un ataque con la pierna trasera.”

En 1973 explota el boom occidental de las artes marciales. Bruce Lee triunfa en todo el mundo y, de pronto, hay una gran demanda de películas de este género. Las revistas de temática marcial también están en boga, y por medio de una de ellas un grupo de practicantes galos contactan con John Liu. En febrero de 1976 se presenta el estilo Zen Kwon Do en Francia, y la prestigiosa revista francesa Karaté le dedica la portada de su número de marzo, incluyendo un extensa entrevista en la que Liu habla extensamente sobre el “Zen Liu” y el estilo de lucha familiar procedente de Shaolín, que se ha ido mencionando a lo largo de este texto. A los pocos meses aparecen en la misma publicación fotos en primicia sobre su primera película, Rivales Secretos.



En aquellos tiempos, donde la lógica imperante era que “no se debía pegar puñetazos en las piernas ni patadas a la cara”, John Liu rompió esquemas como esa envidiable flexibilidad y esa técnica de piernas. Pronto se convirtió en rostro habitual en las publicaciones de artes marciales y sus cursillos son éxitos multitudinarios. John Liu es el “buque insignia del Kung Fu” en Europa y allá donde va deja huella en forma de anécdotas.

En verano de 1976 asiste a una reunión de maestros y federativos de diferentes artes marciales. Las ventanas de la sala están abiertas, propiciando la entrada de moscas. Un maestro alcanzó a una mosca con el puño, con un golpe del revés. La respuesta de John Liu, sonriente, fue lazar una patada y estampar una mosca contra la pared. Todos los asistentes se quedaron atónitos: sin calentamiento ni nada aquel chino había lanzado una patada como una centella. Bautizaron la técnica como "la patada de la mosca". Esta anécdota, publicada un año después, fue narrada por un maestro presente en dicha reunión que quedó impresionado por la increíble velocidad de piernas del maestro John Liu.

Ese mismo año participa en una gala benéfica a favor de la lucha contra el cáncer realizando una sorprendente exhibición en el Pavillon de Paris: rompen bastones sobre su cuerpo sin que se inmute, demostrando su increíble dominio sobre el Chi. Más tarde, como colofón final de la velada, el actor realiza un combate de exhibición contra Chuck Norris. Liu, por su elasticidad y ligereza, se anticipa siempre al coloso americano, y cuando termina el combate recibe una fuerte ovación por parte del público, para quien había sido el claro ganador; sin embargo, según los especialistas y veteranos, Norris fue muy indulgente con John Liu, era evidente que un sólo puño o patada bien dados habrían derrumbado al chino: Liu era un peso ligero y Norris un peso semi-pesado. Existen numerosas fotos de aquel emblemático combate publicadas en revistas francesas.


En el número 69 del magazine Karaté (diciembre de 1980) John Liu habla del coloso americano
“Personalmente me gustan mucho las películas de Chuck Norris; creo que es un gran maestro de las artes marciales aunque reconozco que ha tenido mucha suerte: está en la maquinaria de Hollywood. Es un héroe blanco en un mundo donde un único actor oriental ha conseguido ser estrella: Bruce Lee, que lo logró mostrando técnicas imposibles de imitar por el público, por eso y su carisma le adoraba. Si eres un actor amarillo tienes que hacer cosas que los actores blancos no sean capaces de hacer para que te acepten en los cines de Occidente. Las películas rodadas en Hong Kong o Taiwán suelen estar destinadas al mercado oriental y no se suelen distribuir en Norteamérica, por lo que actores como Chuck Norris, Joe Lewis o Bill Walace no tienen competencia. Y eso sin contar que los medios de las películas norteamericanas son enormes comparados con los de las películas chinas”.
También dio su opinión sobre Jackie Chan:
“En las películas de artes marciales hay que distinguir dos cosas: el lado comercial y la calidad de las técnicas marciales. En el plano comercial, el numero uno en Asia desde que Wang Yu y Lo Lieh se han retirado es Jackie Chan. En América lo es Chuck Norris”.

Lo cierto es que durante esos años John Liu fue reconocido como el máximo exponente de Kung Fu de Europa. Veamos algunas declaraciones de sus seguidores:
“Nos tenía a todos hipnotizados con la declaraciones que realizaba en la prensa especializada. Fue el primero que describió como era el templo Shaolin y sus clases; nos advirtió sobre el intrusismo y los falsos maestros. Era lo más parecido que teníamos a Bruce Lee y lo más cercano que teníamos a un maestro de Kung Fu, cuyas raíces y conocimientos provenían del templo Shaolin, campeón del mundo infantil de kárate en Okinawa y un campeón del mundo de kárate en América.”

Su imagen de maestro místico y budista era habitual en todas las revistas, y las fotos en las que su familia (mujer e hijas) le acompañaba eran frecuentes y contrastaban con algunas fotografías en las que aparecía rodeado de guapas señoritas; desde ese punto de vista destacaba una realizada en un cabaret o sala de fiestas en la que Liu está acompañado de un montón de “artistas” muy, muy ligeras de ropa. En el ya comentado número 69 de la revista francesa Karate y en la revista Cine Revue se publicó un amplio reportaje sobre el rodaje de John Liu en Méjico (Dragón Blood), en los que aparecían fotos de Liu en una actitud mas que cariñosa con la actriz protagonista Cyrielle Claire. Al parecer existen en Youtube unas imágenes en la que aparece realizando movimientos marciales en kimono rodeado de unas señoritas de dudosa reputación con braguitas como única vestimenta. He estado buscándolas pero no he dado con ellas, así que toda ayuda será bienvenida.

De 1976 a 1980 el Zen Kwun Do supuso un fuerte impacto en Europa y todo hacía presagiar que sería unos de los estilos imperantes en el viejo continente. John Liu lo tenía todo para triunfar y, según algunos relatos, no lo supo digerir. En Francia era toda una institución y se le consideraba el Bruce Lee europeo, pero la vida de un maestro de Kung Fu está reñida con la vida nocturna, máxime cuando ésta se mezcla con vicio y corrupción. Desconozco porqué John Liu marchó de Francia y se instaló en España, pero el resto de la historia ya es bien conocida por los lectores del Blog Ausente. Los simpatizantes y practicantes del Zen Kwun Do desaparecieron, por lo menos en Europa: nadie quería tener a un maestro embustero, putero y delincuente.

1 comentario:

Josep Canet dijo...

Me dedico al cine y yo trabajé con John Liu. Le conocí muy bien en Barcelona y tengo que decir que prácticamente todo lo que se cuenta es falso. Además, no cuadran ni las fechas...