14.10.14

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (XXIV): TUSK



Si tuviera que otorgar un premio a la película más delirante y marciana vista este año en Sitges no tendría ninguna duda en señalar con alborozo y entusiasmo Tusk de Kevin Smith. Por otro lado, parte de mi disfrute proviene de no tener ni idea de lo que iba a ver. Me pasé buena parte de la película torcido de incredulidad y repitiéndome que no podía ser cierto lo que estaba viendo. Así que si queréis disfrutar de esa placentera sensación ante lo inimaginable… ¡Dejad de leer! ¿Habéis dejado de leer? Bien, pues prosigo escribiendo. Quién me iba a decir que Kevin Smith acabaría cruzando su destino con el Tod Browning de Freaks y Garras Humanas, que abordaría el Grand Guignol macabro sin perder por el camino su peculiar humor de francotirador y sus diálogos exuberantes. Pues así ha sido y en realidad no debería extrañarme. Disfruté como nunca, pero es una cosa tan extrema y bizarra que descolocará a muchos. Por cierto, un irreconocible Johnny Depp tiene un papel destacado.