8.10.14

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (X): JAMIE MARKS IS DEAD


Es curioso como en una década he pasado de sentir interés por las pelis de Sundance a notar como se me eriza la epidermis y un escalofrío recorre mi columna vertebral cuando Sitges anuncia una película indie de Sundance que toca el género fantástico. Jamie Marks encarna perfectamente ese terror que siento como cinéfilo y de momento se alza como firme candidata a mi premio al filme más irritante de la jornada. La cosa de la aparición del cadáver del rarito del instituto y de cómo afecta a uno de sus compañeros. Luego se le aparece el fantasma (un clon de Harry Potter) y tal. En la práctica: de uno que descubre que es gay cuando el radar gay se le pone a tope con el fantasma de uno del instituto. La historia es insufrible, con historias paralelas que no interesan como la de otro fantasma que está ahí para dar algo de imaginería clásica o la de la madre paralítica que se hace amiga de la mujer que la ha dejado paralítica. Y luego esa banda sonora de tecla de piano de letargo sostenido, subrayando la incoua trascendencia de todo el metraje. Un horror.