13.10.14

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (XIX): HWAYI: A MONSTER BOY



Esta película coreana es otro ejemplo del cine oriental visto este año y que parece quedarse a medias, o no alcanzar todo el potencial que ofrece la historia y algunas de sus escenas, y en parte por algo que en ocasiones sí me gusta del cine surcoreano: la desmesura. La historia de un niño secuestrado por una curiosa banda criminal de comportamiento hermanado y familiar que, fracasado el rescate, en vez de hacerlo desaparecer lo entrena para convertirlo en experto francotirador. Ya adolescente, no tiene muy claro su futuro criminal mientras un monstruo se le aparece en sueños. Luego todo se complica como sólo un coreano puede complicarlo. Es una pena que el exceso de melodrama acabe restando puntos a una película que, por otro lado, tiene buenos momentos de violencia y un par de escenas de acción planificadas con elegancia oriental. Y las simbologías católicas que no falten, como siempre.