8.10.14

CRÓNICAS DE SITGES (XIII): A HARD DAY



Tercera peli coreana que veo en Sitges este año (aunque de las otras dos aún no he podido escribir). Ninguna tiene la potencia de sus clásicos pero bueno, esta en concreto es muy divertida, y eso que la he visto a una de las horas más peligrosas (al menos para mí): justo después de comer. A medio camino entre la comedia negra y el thriller policial, la cosa parte de un policía corrupto (pero sin pasarse) que con alguna copa de más atropella a un tipo y decide deshacerse del cadáver. Luego las cosas se complican como sólo los guionistas coreanos saben complicarlas. Tiene toda una parte que es el clásico enredo con muerto, que siempre sale resultón, y luego hay intriga, engaños y alguna escena de pelea destacable. También que está rodada sin efectos, según ha dicho el director, es decir, que las explosiones de coches son de verdad. Pero bueno, que conste en acta que es una película muy entretenida. Por cierto: incluye simbología católica, que ya saben que es un tema que personalmente me interesa/intriga.