13.10.13

CRÓNICAS DE SITGES 2013 (VIII): THE WORLD'S END


Los protagonistas de Shaun of the dead ante la invasión zombi acudían al pub en busca de refugio porque era el único refugio que conocían. The World's end supone un paso adelante porque el pub no es ya el refugio conocido sino uno mitificado en el recuerdo cuando la edad ha provocado el apocalipsis interior. Según van pasando las horas desde su visionado, The World's End crece en mi cabeza hasta hacerse ENORME. En realidad, los gags, diálogos chispeantes, el giro hacia la ciencia-ficción y la acción, es decir, la diversión a raudales, puede provocar que no veamos el bosque, porque todo ese estupendo envoltorio oculta una película muy seria sobre la pandilla, el mundo, la realidad del progreso, el desafio al orden establecido, la uniformidad. En algunos momentos puede llegar a ser muy sutil, como esa referencia a la primera rotonda de Inglaterra, señal del orden que vence al caos. Soy muy fan del modo en que los ingleses afrontan, desde hace décadas, la ciencia ficción.  En términos de nostalgia, para una generación muy concreta de británicos, puede resultar demoledora porque su selección de temas musicales de la era Manchester y similares es tremenda, y el homenaje al Loaded de Primal Scream (y en concreto al recitado sacado de The Wild Angels de Roger Corman) sencillamente antológico.

Zona de spoilers

Obviamente, la peli mira a los ladrones de cuerpos originales y su estupendo remakedel 78, pero me encanta que los invasores acaben siendo gente educada que nos abandonaran ante la certeza de que los humano sólo queremos divertirnos, aunque eso nos cueste el progreso. Y si encima lo hacemos desafiando toda autoridad, mejor. Que la humanidad base su defensa en el recitado inicial de Loaded de Primal Scream y que los invasores respondan con una frase de los Pet shop boys me parece ya una genialidad mayúscula.
Just what is it that you want to do? 
We wanna be free 
We wanna be free to do what we wanna do A
nd we wanna get loaded 
And we wanna have a good time