11.10.13

CRÓNICAS DE SITGES 2013 (I): BYZANTIUM


Inauguro Sitges 2013 con la película que muchos pensamos que iba a ser la sesión sorpresa del año pasado: Byzantium de Neil Jordan. Historia de vampiros contemporánea, sin duda es de interés para los aficionados al género y no es una mala película, pero hay algo descompensado en ella. Es curioso porque es tan sórdida como Juego de Lágrimas, a ratos una fantasía poética de sangre y adolescencia como En compañía de lobos y salen vampiros, como en Entrevista con un vampiro; es decir, hay un poco de todo lo que ha hecho a Neil Jordan un gran director. Me gustan las variaciones que hace sobre el cánon vampírico, como los engarza en el marco de la crisis (irlandesa) y la sordidez y violencia de algunas imágenes, pero al mismo tiempo me resulta lánguida de ver, quiza por esa muy presente y parsimoniosa voz en off que acentúa cierta demora narrativa. Y el final acaba siendo un poco blandito.  Sale el prota de Antiviral, el pelirrojo pálido ese, que ya parece encasillado a hacer de jovenzuelo enfermo.



ZONA DE SPOILERS:
Respecto al canon vampírico, lo transgrede con algunos aciertos (en especial que se mantenga que tengan que ser invitados para entrar en una casa) y me parece muy poderosa esa idea del vampirismo como un patriarcado secreto.