23.10.13

CRÓNICAS DE SITGES 2013 (XXII): ONLY LOVERS LEFT ALIVE


Otra de las grandes películas de Sitges 2013 ha sido la aportación de Jim Jarmush a la filmografía vampírica. Han pasado varios días y unos cuantos filmes desde que la disfruté y su impronta permanece en mi memoria y retina. Jarmush lleva el género a su terreno, como no podía ser de otra manera, sin que eso suponga alterar los códigos de lo vampírico. Con el tempo propio de seres que pueden vivir siglos, los no muertos de Jarmush son melómanos y lectores exquisitos (¡leen a Foster Wallace!), pasean por una Detroit fantasmal llena de edificios abandonados, llevan con dignidad su adicción porque nuestra sangre ha perdido calidad, hacen guiños a la historia, a la realidad de lo zombi, a las pelis de la Hammer o da muestras de un sutil sentido del humor (ese momento Soul Dracula). Tilda Swinton está hipnótica, la selección de temas musicales es una absoluta delicia y ante su plano final es inevitable pensar en nuestro fantaterror setentero. Imposible no caer rendido con una película que se abre con este temazo de Wanda Jackson: