6.5.07

LA VERDADERA HISTORIA DEL POP, DEL ROCK Y DEL POP-ROCK



El TuTubo que tienen sobre estas líneas es el inigualable Duck and Cover, es decir, Agáchate y cúbrete. No, no es un espagueti western sino el más célebre de los documentales educacionales y propagandísticos de la Era Atómica, una píldora paranoica de nueve minutos que recorrió los colegios de EEUU durante 1951-1952 y que descubrí gracias a esa maravilla que es The Atomic Cafe. La animación puesta al servicio de la Guerra Fría a través de la tortuga Bert y su perfecta táctica de protección ante el posible ataque preventivo de la URSS (y sí, ¿qué harías tú?). Añádanle una cancioncilla perfectamente tatareable y unos cuanto e instructivos ejemplos de qué hacer si Oklahoma se convierte en la nueva Nagasaki para conseguir el instrumento educacional perfecto. Como decía, toda la chiquillería de la época debía ver el documental para estar preparados ante el futuro, ese hermoso futuro pulp que alcanzó sus máximas cotas de diseño en los 50. Uno no puede dejar de pensar que fueron esos niños los que, a los pocos años, empezarón a bailar rock'n'roll y a meterse mano mientras la pantalla del autocine proyectaba El Terror del Año 5000. La Generación del Duck and Cover. Abajo tienen una muestra, un ejemplo de lo que les digo. El PoP se lo debe TODO a la Bomba Atómica. Así que parafraseando a Homer cuando bendice la mesa: "Gracias, Dios, por habernos dado la energía atómica".