10.10.11

CRÓNICAS DE SITGES 2011 (XV): SEX AND ZEN 3D


Salgo de The Divide y recorro el trecho que lleva de la sala El Retiro al Auditori a paso ligero para llegar por los pelos al momento en que empieza la oportuna maratón golfa que se inicia con Sex and Zen 3D. Las prisas tampoco es que estén muy justificadas, más allá de ver una película erótica en 3D. Bueno, dicho así, es cierto, estaban justificadas. El problema es que entro con las luces recién apagadas, debo sentarme al fondo de la sala, en la última fila, y leer los subtítulos electrónicos con las gafas 3D me resulta imposible, y eso que mi buena vista es legendaria pese a la edad. Eso y el cansancio acumulado (he visto la primera peli a las 8:30 de la mañana y ahora son las 2 de la madrugada) harán que decida retirarme antes de tiempo. La curiosidad estaba saciada. La película es como las dos anteriores, que tienen ya unos veinte años (y que también vi en Sitges), una simpática adaptación de cuentos eróticos chinos con elementos fantásticos, una especie de Mil y una noches con tetitas, fantasías chinas y kamasutras. Sobre el uso del 3D, pues simpáticos: un pezón casi rozó mi cara y todo.