18.10.12

CRÓNICAS DE SITGES 2012 (XXIII): MODUS ANOMALI



Un hombre despierta enterrado en un bosque, descubre que tiene amnesia, que han asesinado a la familia cuyas fotos lleva en la cartera y que un tipo le persigue entre los matorrales con un machete e intenciones nada buenas. Tras el bombazo de The Raid en Sitges 2011, este es el título que venía este año a cubrir el cupo indonesio, y con bastantes expectativas por eso que llaman el culto instantáneo. Pero si The Raid era el gran festival del tortazo indonesio, Modus Anomali es un thriller que no pasa de voluntarioso ejercicio de tensión durante buena parte del metraje para luego dar un total vuelco argumental absolutamente inverosímil. El largo juego del escondite no llegó a atraparme nunca y la sorpresa final es tan rebuscada que no me la creí nada. Buscando algo positivo, hay que alabar la ambición y el trabajo realizado con un presupuesto que se antoja escaso.