15.10.12

CRÓNICAS DE SITGES 2012 (XVII): ACE ATTORNEY


La imprescindible cita de Sitges con la locura (o no, que de todo hay) de Takashi Miike era por partida doble. For Lover's Sake me la perdí (Sitges exige ubicuidad sobrehumana) pero la adaptación en clave musical de este viejo manga romántico se ha definido como una mezcla de Grease y Crows. La que sí pude ver fue la otra, este Ace Attorney que adapta el videojuego del mismo nombre y al que no he jugado. La película desmorona un subgénero tan ordenado como el de las películas de juicios. Esto es puro caos festivo de peinados imposibles y testigos absurdos: loros, tipos con amnesia, habituales del perjurio y, según como se mire, un festival del Deux ex machina porque todo es posible. Una locura divertida que, eso sí, se me antoja mucho más disfrutable si se conoce el videojuego original. Las risas y aplausos del público así lo garantizan, también las preguntas que hice las la sesión a quienes lo conocían y que alababan el mantenimiento de los peinados locos o los muchos guiños a sus momentos estrella.