17.10.12

CRÓNICAS DE SITGES 2012 (XXII): ROBO-G


En algún sitio, alguien dijo, escribió o dejó caer como si tal cosa que esta comedia japonesa venía a ocupar el sitio que Matsumoto (Dai Nipponjin, Symbol) dejaba libre en Sitges 2012. Así que hacia allí fuimos en busca de genialidad neocómica y nos encontramos con otra cosa, una comedia de corte infantil sobre un aburrido anciano al que recurren unos ingenieros ineptos para disfrazar de falso robot en una convención. Una cosa que sí, vale, no molesta y es agradable durante un rato, pero también un producto inane y comercial (en términos nipones) que poco aporta y nada rasga. Como mucho, sirve para anotar que en Sitges 2012 ha habido dos filmes que vinculan robótica y vejez: ésta y RoboT and Frank, y que ambas toman el camino de la comedia familiar y del engaño. Ah! Me encanta que el diseño del robot de esta película luzca con tanta semejanza a mi querido Archie de la IPC