27.6.08

LA BELLEZA ES LUMINOSA

tho-radia 01

Aberron ha subido a Fogonazos una jugosa recopilación de ejemplos sobre la moda radioactiva de principios del siglo XX, un tema bello ya tratado por aquí en algunas ocasiones (vajillas, supositorios). Dos cosas me han llamado mucho la atención. La primera es una frase gloriosa que pasa formar parte : “La radioactividad te hará sentir más sano”. La segunda es Tho-Radia, marca de belleza radioactiva que propone mujeres luminosas y labios refulgentes a base de cremas, lápices, coloretes, dentríficos y jabones bien nutridos de radio para que la hermosura brille en la oscuridad.

tho-radia 04







tho-radia 03

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

"Mad Max 2 es la Capilla Sixtina del Punk."
J.G. Ballard


25.6.08

¿ES QUE NADIE PIENSA EN LOS NIÑOS?

"Los seres humanos... si aceptan que matar está bien, que no contradice su moralidad... entonces la civilización humana podría ser destruida en menos de 24 horas. Este es el gran problema de nuestra civilización, el hecho de que enseñamos mucha violencia a nuestros hijos a través de los cómics."
Ramin Jahanbegloo, filosofo iraní y catedrático de ciencia política de la Universidad de Tororonto. La frase se la he escuchado esta mañana, a las 08:45 horas, en El Matí de Catalunya Radio. Como no daba crédito he acudido al archivo sonoro de la emisora y transcribo tal cual ha sido traducido. No doy crédito. Tampoco quiero hacer excesiva crítica dado que Jahanbegloo es un símbolismo del pacifismo en Oriente Medio, ha estado en las cárceles de Irán y actualmente tiene prohibido regresar a su tierra; pero aún así me produce una tremenda tristeza leer en el 2008 una frase más propia del Werham de 1954. Es una frase terriblemente injusta. Para desengrasar el mal rollo, un par de aproximaciones más serias: un artículo de The Independent sobre la influencia de la Guerra de Irak en el mainstream usaca (que tampoco es para tirar cohetes, pero sí una aproximación correcta a un tema muy interesante) y el número de junio de la Revista Digital Universitaria de la UNAM mexicana dedicado íntegramente al lenguaje del cómic y en el que destacan los dos textos del español Roberto Bartual.

GRANDES INVENTOS PARA EL DESARROLLO HUMANO (XI)


El Souvenir Taurino Falso y Personalizado
personalizado

24.6.08

WAR

War - Batchelor
"Entra, te trataré bien. Solía conocer a tu padre"

Con un estilo propio de la portada de un tebeo de terror precode, C.D. Batchelor ganó un Pulitzer en 1937 con esta ilustración crítica con la entrada de EEUU en la Segunda Guerra Mundial.

Los maquillajes para las dos caracterizaciones más celebradas de Lon Chaney, El Jorobado de Nuestra Señora de París (1923) y El Fantasma de la Ópera (1925), tenían una más que ligera semejanza con los rostros de mutilés de guerre que asolaban Europa y América, con sus rasgos destrozados, narices desgarradas y bocas de dientes rotos.
Fragmento del Monster Show de David J. Skal, libro donde el trágico espectáculo de los muchos miles de mutilados de la Primera Guerra Mundial explica parte del éxito (morboso) de las caracterizaciones de Lon Chaney en las salas de cine de los años 20. Otro elemento visual, no citado por Skal, implicado en el éxito de los maquillajes del terror fílmico en el periodo de entreguerras es la máscara de gas.

"¿Sabe lo que hizo la guerra? Adiestrar a una generación de hombres en las armas de fuego. Provocó la oleada de crímenes de los Cincuenta. Los malos volvieron con un par de años de experiencia disparando a la gente. Muchos encontraron la manera de traerse la guerra a casa."
Leído en el Fell de Warren Ellis y Ben Templesmith.

Recuerdo de Guantánamo. (visto en Guerra Eterna)



LA ENAJENACIÓN QUE DESAFIÓ AL MUNDO (LXV)

"Hombre, anoche vi Rambo; ahora sé qué haré la próxima vez".
Ronald Reagan, tras el fracaso de la intervención estadounidense en el Líbano, 1983.

23.6.08

B-ART: PORTADAS DE MARTINEZ ROCA (II)

Continúo y finalizo el B-Art dedicado a completar con lo que tengo por casa el set de Flickr dedicado a las portadas de las colecciones Super Ficción y Super Terror de Martinez Roca que tiene don C. Rancio en sus Fotos Rancias. Tan sólo añadir tres comentarios.

Primero. Se incluye, al final, lo poco que tengo de Super Terror, donde se abandona el tono de abstracción new-age conceptual (que no figurativa) que impera el las de Super Ficción para acercarse a la más conónica imagen de impacto que el género del terror pide a gritos, con variables, eso sí, que van de la cabeza degollada al monster mash con cangrejo gigante.

Segundo. Una referencia explícita a Vinieron de la Tierra, segunda entrega en que se partió la antología They Came from Outer Space: 12 Classic Science Fiction Tales That Became Major Motion Pictures compilada por Jim Wynorsky, director especializado en derribos con destino vídeo (aquí tienen una entrevista en castellano). La antología resulta muy interesante ya que reúne relatos más o menos clásicos que acabaron adaptados al cine (con resultados, en algunos casos, aún más clásicos). Si tienen curiosidad por el contenido pueden verlo aquí y aquí (un enlace por cada libro de Martinez Roca) y si quieren descargarlos, pasen por aquí. Yo, que soy fetichista del papel, ya he localizado y adquirido el primero, que anda de camino. Por cierto, la portada, con ese coche que parece sacado directamente del Speed Racer de los Wachoski, hace referencia a El Corredor (The Racer), el relato de Ib Melchior que sirvió de base para La Carrera de la Muerte del Año 2000.

Tercero. Visitando La Tercera Fundación veo que incluyen en las fichas de su indexación de Super Ficción el nombre del ilustrador de la portada, no acreditado en los libros. Son varios: David Pelham, Salinas Blanch (el más prolifico) o Luís Rey, responsable de la misteriosa portada duplicada.


Lo Mejor de Poul Anderson

Lo Mejor de la Ciencia Ficcion del Siglo XIX I

Visiones Peligrosas I

Vinieron de la Tierra

cronicas del gran tiempo

La Isla del Dragon

orbita de alucinacion

Puerta al verano

Las Mejores Historias de Terror II

Los Naufragos de las Tinieblas

Las Mejores Historias de Terror III

21.6.08

WE WANT THE AIRWAVES #11/08






The League of Extraordinary Gentlemen de Alan Moore y Kevin O’Neill (Planeta).

Releo con absoluto placer la primera aventura de los Caballeros Extraordinarios de Moore. Desde que se editó en grapa, hace ya ocho años, que no me acercaba a ella, y descubro que muchas de sus viñetas y escenas han permanecido intactas en mi recuerdo, y este es un detalle que juzgo vital para reafirmar su genialidad. El crossover total entre personajes dispares no es un ejercicio nuevo (PJ Farmer ya lo practicó en su imprescindible saga del Mundo del Río, y los pastiches de Holmes son lecturas siempre agradecidas, por ejemplo) pero el gusto, cariño, buen hacer y, muy importante, conocimiento de los personajes que tienen el barbudo es total, haciendo de esta obra un sublime homenaje a la novela popular decimonónica, el pulp y el steampunk. Mina Harper (Dracula de Bram Stocker), Allan Quatermain (Las Minas del Rey Salomón o Ella de H. Rider Haggard), El Hombre Invisible (H.G. Wells), El Capitán Nemo (Verne), el Dr. Jeckyll/Mr. Hyde (Robert Louis Stevenson) enfrentados a Fu-Manchú y Moriarty (embarcados en una lucha de egos del M.A.L.). Kevin O’Neill, autor del genial Marshall Law, se luce, y la historia está repleta de detalles como la presencia del abuelo de James Bond, las naves de Robur el Conquistador, Auguste Lupin (Poe), la holmesiana cascada de Reichenbach o ese genial y sutil guiño según el cual Nemo pudiera ser Holmes. Imprescindible.

36-39 Malos Tiempos II de Carlos Gimenez (Glénat)

Reconozco que las relativamente recientes continuaciones de Paracuellos y Los Profesionales, siendo estupendas lecturas, me parecen por debajo de las originales (obras maestras, cosa que lo explica). También reconozco que con 36-39 Malos Tiempos Carlos Gimenez recupera mucho el pulso con su revisión de la Guerra Civil desde el punto de vista del sufrimiento de la gente de la calle, de los madrileños anónimos que vivieron bajo el asedio Nacional. El hambre es el verdadero protagonista de esta segunda entrega formada casi íntegramente por pequeñas y casi minimalistas anécdotas de supervivencia. Mención especial merece Sito, última y más larga historieta del álbum y una genialidad imprescindible, de lo mejor que leido últimamente, y en la que las dotes de Gimenez para lo sentimental se combinan con sabias dosis de humor negro y un uso magistral del McGuffin narrativo. Muy Recomendable.

No Pasarán de Vitorio Giardino (Norma)

No nos movemos de la Guerra Civil, pero sí de punto de vista, ya que No Pasarán resulta en comparación mucho menos trágica, también por el corte de aventura e intriga política propia del Max Friedman de Vittorio Giardino, sin olvidar que apela a la mística y el encanto de las Brigadas Internacionales. Una década ha tardado el dibujante italiano en completar una obra que, aunque publicada en tres partes, debe ser tomada como una unidad. Y así debe ser leída. Un estupendo tebeo, seguidor del concepto de aventura propio del cómic europeo (y de Corto Maltés), con la línea clara absolutamente minuciosa de Giardino; tan minuciosa que quizá enfría el resultado, aunque justo es decir que no desentona con la trama de espionaje ambientada en el frente del Ebro y los últimos días de la Barcelona republicana. Quizá hay, también, un exceso de postales de ciudad modernista en guerra, pero tampoco puede ser motivo de queja si tenemos en cuenta la cuantiosa documentación manejada por un autor que incluso llegó a buscarla (y localizarla) en el Mercado de San Antonio. Un buen álbum europeo.

Deogratias de Stassen (Planeta)

En sólo tres meses de 1994, la etnia hutu practicó sobre los tutsis uno de los mayores y más terribles genocidios recientes. El conflicto ruandés protagoniza este álbum demoledor, centrado en un muchacho, el qu ele da título, enloquecido y trastornado por la violencia de unos sucesos que se relatan en flashbacks. De Deogratias sólo pueden decirse cosas buenas: el uso narrativo de los saltos temporales es perfecto y el tono, sin rehuir lo sensible del tema, no cae en el peligro de este tipo de visitas: la lágrima fácil que paradójicamente diluye la tragedia. Como muy bien apunta Tío Beni en su reseña en Entrecomics, «esquiva la posibilidad de crear un impacto en el lector basado precisamente en casi lo único que los medios de comunicación han hecho llegar al resto del mundo». Vamos, que está todo pero que muy bien mesurado, dibujo incluido. Bastante recomendable.

El Cuaderno Rojo de Teddy Kristiansen (Norma)

Kristiansen, apreciable dibujante danés que, curiosamente, ha trabajado su expresivo estilo para el mainstream norteamericano (en obras de calidad y, podríamos decir, casi alternativas), propone revisitar la Primera Guerra Mundial a través de un pintor ignoto cuya trágica historia se recompone, en el presente, por un escritor obsesionado en desentrañar el misterio. Kristiansen se embarca, así, en un álbum muy personal y alejado de sus trabajos para los USA, aunque el resultado se me antoja pelín fallido. Me explico: dibujado está de cojones, expresivo, muy bien coloreado y con bellísimas viñetas, pero no acabé de sumergirme del todo en sus viñetas. Quizá el problema está en la historia que cuenta, en que la introspección del escritor acaba por alejar la historia del pintor, mucho más interesante. No está mal.

La revolución de los pinceles de Josep Busquet y Pere Mejan (Dolmen)

Y para acabar, un conflicto imaginario. Imaginemos que el folletín decimonónico, en vez de entregas literarias hubieran sido cómics. E imaginemos que sus autores fuesen explotados por las grandes editoriales. Explotados hasta que estallan en una revuelta de tintes épicos. La revolución francesa de los dibujantes de tebeos, esa es la frase que define este estupendo álbum, simpática ucronía que no camufla para nada el sustrato de crítica para con la industria del tebeo que propone Josep Busquet en su guión, sin perder precisamente el tono folletinesco (de capa, espada y conspiración), encima muy enriquecido, mucho, con el fantástico dibujo de Pere Mejan, todo un descubrimiento por mi parte, que aúna a Max con Blain sin perder frescura ni personalidad (todo lo contrario) y que promete grandes alegrías futuras, a poco que no sea víctima de las pérfidas maniobras opresivas de Ediciones La Risa, los villanos editores de la función. Recomendable, fresco y muy original.

Nota: esta entrada es una variación del guión para el Cabaret Elèctric emitido el pasado 3 de junio y cuyo mp3 se puede descargar aquí.


EMOTIVACIONES 68

MB: En el número 5 de Nueva Dimensión haces una historieta totalmente abstracta: Emotivaciones 68.
BEÀ: Experimental total, pero claro, me decían: «haz lo que quieras». Así que lo que salga. Esos experimentos son divertidos. Era una cosa muy extraña para la época, sin argumento, pero en el contexto de Nueva Dimensión quedaba bien.
Fragmento de la entrevista a Josep Maria Beà publicada en Mondo Brutto 39. Les dejo la historieta aquí abajo, así como el texto introductorio. Como podrán apreciar, se trata de una rareza absoluta; Emotivaciones 68 carece casi completamente de hilo narrativo alguno, algo muy muy raro de ver en el cómic español de la época (si es que alguna vez se publico algo parecido. A cambio, Beà nos regala algunas viñetas de grafismo inquietante, cercanas a la abstracción, muy en sintonía con las ilustraciones que realiza para la revista y que, en algunos casos, ya deja ver algunas de sus constantes futuras (cenefas que se retuercen de manera lovecraftiana, horizontes en perspectiva cuadriculada); publicada en septiembre de 1968, el mismo año del 2001 de Kubrick, el dato pudiera ser relevante, aunque sólo sea por la casualidad. Por cierto, en el texto introductorio se habla al principio de un dibujante comprometido con el cómic experimental. Se trata de Enric Sió. Seguramente subiré su texto, publicado en la sección de cartas de ese mismo número, cualquier día de estos. Por cierto, aprovecho para recomendar un par de entradas relacionadas con Beà: primero la muy interesante y divertida charla politonal realizada por Hernan Migoya junto a Josep Maria Beà, Sergi Puertas, Javier Rodríguez y Joan Navarro sobre música e historita; segundo, la excepcional comparativa entre ilustraciones para novelas de Enid Blyton (uno y dos) publicada en El rincón de Taula, en la que podemos ver como Beà moderniza (en estándares ye-yés) las ilustraciones originales de Lindsay Cable. Y ahora les dejo com las Emotivaciones 68, toda una experiencia.



emotivaciones68 01b

emotivaciones68 02

emotivaciones68 03

emotivaciones68 04

emotivaciones68 05

19.6.08

POR COJ... TAQUIONES (+ EL APOCALIPSIS CELTÍBERO)

la otra sombra de la tierra


En los comentarios de la primera entrega del B-Art de portadas de Martínez Roca un lector, infornografo, llamaba la atención sobre el parecido entre la ilustración de La Otra Sombra de la Tierra y el cartel del filme Más Allá del Fin del Mundo (también conocida como Espectro) del director Manuel Esteba. Hablar de parecido es ser muy generoso: canta a la vista que son la misma. La primera edición del libro es de 1981 mientras que la película es de 1978, así que Navaja de Occam mediante el plagio corresponde a la editorial especializada en ciencia-ficción y terror. De todas formas, la cosa tampoco está tan clara. Es cierto que Martínez Roca no acreditaba el diseño gráfico de portada, elemento que puede apoyar la explicación más sencilla, sin descartar el hecho de que ese anonimato (en ambos casos) se explicaría también con un ilustrador reciclando su propio trabajo (no acreditado). Pero mi intuición para lo coolzetoso me señala otras posiblidades. No es que Martínez Roca me inspire más confianza, pero es que Especto/Más allá del Fin del Mundo es un filme absolutamente ignoto (yo desconocía su existencia), Manuel Esteba, como fabricante de derribo especializado en cine "S" y en los Hermanos Calatrava tampoco es que pase la prueba del algodón y, además, no debemos olvidar la fiebre del videoclub de mediados de los 80s, mediante la cual se reflotaron cientos de miles de subproductos; es decir, que el poster de la película bien pudiera ser la carátula de la cinta uvehachese (o beta). Vamos, que, de hecho, tiene toda la pinta. Por cierto, y ya que estamos: Más allá del Fin del Mundo forma parte de las diversas aportacionés celtibéricas y de (muy) bajo presupuesto al subgénero del fin del mundo y el apocalipsis (ahora de nuevo en auge), junto a títulos como La Hora Incógnita de Mariano Ozores (1963), El Refugio del Miedo de José Ullóa (1974) o Último deseo de Klimowsky (1976), como bien indican aquí. Me parece materia de estudio ausente ciertamente interesante (y hasta urgente, diría). Lástima que la de Esteba no la tengo en mis archivos, así que si alguien la caza, ya sabe.


el refugio del miedo

JUEVES





18.6.08

BOOM TUNEL CON PETRAKE

Peter Petrake

Como un Boom Tunel de esos que utilizaban los Nuevos Dioses de Kirby para traladarse del Cuarto Mundo a la Tierra. Así me sentí de transportado cuando Google devolvió respuesta visual a la búsqueda «Peter Petrake». La culpa la tuvo un comentario de don ddaa en la entrada sobre Haxtur. El Boom Tunel, intenso y gozoso, me ha transportado a la sala de casa de un amigo al que solía visitar en mi infancia, y donde leíamos muchos tebeos. Peter Petrake, de Miguel Calatayud, era aquel maravilloso álbum de estilo gráfico cercano al submarino de George Dunning. Me perdí tanto en las viñetas que perdí la referencia de su publicación en Trinca, y en alguna ocasión reconozco preguntarme por él. Anteayer tuve la respuesta. No sólo eso, descubrí que en la web Archivo 007 se puede descargar, no sólo las del álbum de Doncel sino también las de la última aventura, PoP Carrusel, que quedó inacabada al cerrar Trinca (y donde el salto cualitativo ya es imparable, brutal). Sumergirme de nuevo en Peter Petrarke ha sido un gozo tremendo, un agente secreto hiperpop, psicodélico pero también vital, idealista. Y descubrir, de nuevo, el episodio en el que Manos Kelly acude en su ayuda, el gozoso metalenguaje de Viaje al Subconsciente, las psicodélicas máquinas del Doctor Destrucción, el gozoso avance en el uso de recursos narrativos (El pez de acero). Jo. Qué absoluta Maravilla. Contemplo cada una de las páginas y siguen impertérritas en mi recuerdo; y me arrebato, claro.

Doctor Destruccion's Machine

Pero no se marchen todavía. Los Archivos 007, en su sección de cómics de agentes secretos, guardan alguna sorpresa más, como los dos álbumes del Steve Pops de Jacques Devos que Oikos-tau publicó a finales de los 60s. Una parodia bondiana absolutamente recomendable, una locura de línea clara cuyos dos álbumes guardo como oro paño desde hace más de tres décadas. Vamos, otra delicia que les recomiendo disfrutar encarecidamente.