14.5.08

APE SHUFFLE

el laberinto simio


Hace un par de semanas, o quizá más, el Dr. Max dejaba por aquí un enlace cargado de joyas: el Hunter's Planet of the Apes Archive. Es seguro que ya ha sido linkado en otros lugares con anterioridad, pero yo no había reparado en él. Y me extraña, pues todo los relacionado con la saga simiesca por excelencia ejerce un poderoso influjo en mi persona. Me lo explico, en el ámbito de lo personal, por un cúmulo de circunstancias: siempre quise el muñeco del soldado simio que se anunciaba en las contraportadas de Vertice y la primera secuela, Regreso al Planeta de los Simios, me aterró cuando me llevaron al cine siendo pequeño. La imagen de los gorila soldado tiene par a mí un estatus de monstruo mítico paralelo al de otras grandes criaturas del fantaterror; además, la colección de magazines de Marvel me encantaba (en especial, la serie Terror en el Planeta de los Simios, firmada por Doug Moench y Michael Ploog y sobre la cual no hace mucho se discutía en los comentarios de no sé ya que entrada) y la saga fílmica fue la primera paradoja temporal que comprendí en toda su sencilla grandeza. Escarben en Hunter's Planet of the Apes Archive porque hay muchas cosas que merecen la pena, aunque a mí me gustaría destacar un par de cosas: el pedeefe de un tebeo de origen húngaro (la portada es bellísima) y, especialmente, el apartado de coloreables y pasatiempos, que dulcifica el evidente impacto terrorífico de la película a partir de la simplicidad de la línea de lápiz, la imagen que dejo abajo, por ejemplo, es pura subversión: transmite paz donde en realidad hay un símbolo del apocalipsis. Lástima que no haya nada parecido con la adoración de la bomba atómica de la secuela. Yo, para celebrar el hallazgo, no puedo dejar de pinchar uno de mis temas musicales favoritos. Se trata de Ape Shuffle, una composición del gran Lalo Schiffrin para la banda sonora del piloto de la serie de televisión de 1974 que engrandecía como Cara Bé el single de la sintonía principal. Disfruten, bailen y hagan el mono.




futuros coloreables