4.1.08

GODZILLA CONTRA LOS ZOMBIS

Disculparán ustedes el título absolutamente exploit de este post. Sé que ni los italianos ni los distribuidores de derribo pidieron jamás perdón por sus trolas subculturales. Pero es que aquí ni hay Godzilla ni zombis; y aunque la analogía está ahí, tampoco se enfrentan entre ellos. De hecho, lo que les dejo es uno de los tres tutubos más vistos del año pasado, que se dice pronto. Es, por tanto, un contenido atípico por aquí, pero que imagino enlazado hasta la saciedad en otros lugares, por mucho que yo llegara a él hace a penas un par de días.

El vídeo pertenece a un género tan clásico como el documentalismo animal africano (aunque ahora que lo pienso, el mondo también juega sus bazas) y se inicia con el clásico ataque de los leones a una manada de búfalos. Hasta aquí, cosa requetevista, aunque ya de entrada hay dos cosas a destacar. La primera es que destroza el mito de que la gente miente cuando dice que lo que más le gusta de la tele son los documentales y, paradójicamente, los shares indican que no los mira nadie. Esto es un docmental y es el tercer vídeo más visto en la central de tutubos durante el 2007. La segunda es su falsa apariencia amateur, ya que se trata de un fragmento de un futuro documental de National Geographic que se estrenara este año, imagino que editado y pulido, pero que visto así, en crudo, cámara al hombro, sin montar y sin silenciar los comentarios de los testigos, acercan el género a la telerrealidad tan formalmente en boga estos días, una telerrealidad que juega a dos bandas: ficcionando la realidad o a la inversa.

Vale, hasta aquí lo normal, lo que pasa es que según transcurren los acontecimientos, el vídeo me dejó clavado ante el ordenador. Primero, por la irrupción inesperada de un invitado (el godzilla de mi título esploit) que se me antoja una especie de crossover de la naturaleza similar a aquel licántropo que de golpe aparecía en el clásico Dracula contra Frankenstein del Tito Jess. Y si eso no es suficiente, llega el must de la función, que podríamos definir como El Regreso de los Muertos Vivientes y que explica, si me permiten la comparación, que los zombis lentos imponen no por su velocidad sino porque son muchos. Vamos, que hasta el rey de la selva se acojona.