11.9.07

TEBEOS!!!! (I)

“Encuentro”, de Jordi Pastor (Edicions de Ponent)


Me resulta complicado hablar del nuevo trabajo de Jordi Pastor porque es amiguete. Y es un buen ejemplo de constancia y de lo difícil que resulta publicar cuando uno tiene un universo propio que se aleja de estándares y tonterías. Le gusta jugar con metalenguajes pop (Padre, con los bolsilibros del oeste colándose en medio de un thriller urbano es un buen ejemplo), conspiranoias que irrumpen en la vida ordinaria (Reacción) o, como ahora, tomar de partida los sucesos del barrio del Carmelo para explicar una historia que, como bien dice el gran Miguel Ángel Barral (aka MAB) en el epílogo, tiene puntos en común con Auster o Lynch. Lo de el barrio de Barcelona siniestrado es tan sólo el punto de partida, ojo, porque en la historia, en realidad, tienen más importancia los sueños, los mundos oníricos caprichosos que interfieren en la realidad. Usease, que Jordi asume riesgos y no es nada conformista... y merece toda la atención.


“Autobiografia no Autorizada” de Nacho Casanova (Bang Ediciones)


Nacho Casanova, también conocido por esos mundos interneteros como lavacanacho por su fanzine Como Vacas mirando el Tren, me ha encandilado con este estupendo tebeo autobiográfico. Lo leí, la mar de encantado, tumbado a la bartola en un estupendo día de playa. Y es fresco, de ágil lectura y muy bien narrado. El álbum lo componen una serie de historietas que van de las anécdotas cotidianas (sus relaciones con los vecinos, ver pasar chicas en una terraza) o momentos de mayor improtancia íntima (relaciones de pareja). Y sí, es un cómic autobiográfico (o de tono autobiográfico, que estas cosas nunca se saben), un género del que los últimos años se pueden encontrar muchas cosas (de muy buenas, de regulares y de malas) y que normalmente me agrada. Pues bien, Autobiografía no autorizada es de lo mejorcito que he leído del género en los últimos meses, así que lo recomiendo de manera entusiasta. Y me encanta como dibuja Nacho a sus personajes.


MOME (verano 2007), autores diversos (Ediciones La Cúpula)


Sigo con independientes o alternativos, pero en esta ocasión del otro lado del Atlántico y compilados en esta antología que, me temo, resulta de lectura imprescindible si quieren estar al día y conocer a los nuevos valores del postunderground yanqui. La sombra de Clowes y Ware es alargada, y eso se nota, pero siempre es excitante descubrir riesgos narrativos y exquisiteces gráficas. Personalmente me quedo, de los incluidos, con Gabrielle Bell, Jonathan Bennet o Sophie Crumb (que sí, es la hija). Mención aparte me merece la historieta de Jeffrey Brown, autor con el que mantengo como lector una compleja relación de odio/amor y del que aún no he decidido si me toma el pelo o posee una peculiar genialidad. La entrega que incluye en Mome cae de lleno en el primer grupo, por desgracia.


Enki Bilal (Norma Editorial)


Una de las cosas que he hecho estas vacaciones ha sido leer la cuatrilogía El Sueño del Monstruo de Enki Bilal. De las virtudes gráficas de Bilal, genio del cómic francés de los 80, creo que hay poco que decir. El hombre goza de una privilegiada situación en el país vecino que le permite pasar casi una década en la realización de esta saga de cuatro álbumes que nacen creativamente ante el conflicto de los Balcanes. Tengan en cuenta que el autor es de origen bosnio, pese a vivir en Francia desde niño.

Usease que sí, que esto es un grito ante el horror en forma de cómic, pero toma la forma de historia de ciencia ficción adaptada en un poco esperanador y bastante borderline año 2026, con bastantes pinceladas propias de la Nueva Carne y del ciberpunk, aunque esto último yo creo que es al revés, el ciberpunk estéticamente tiene mucho de herencia de Metal Hurlant y, por tanto, de Bilal. Es un tebeo bastante irregular en lo argumental, con cosas geniales (el decadente mundo del arte conceptual del futuro, el caos como objetivo de los fundamentalismos religiosos) pero un cierto declive según avanza, además de detalles que no entiendo (aunque no entender algo para mí nunca es un problema). Eso sí, gráficamente es espectacular, una maravilla.

Ya puestos, aproveché para releer una de sus obras maestras, Partida de Caza, una historia con guión de Pierre Christin, donde relata una decadente jornada de cacería protagonizada por poderosos miembros de los politburós de los países del Este. Es francamente recomendable si sienten, como yo, fascinación por ese universo de gris burocracia totalitaria durante los últimos días del Telón de Acero (aunque la historieta es anterior). Por cierto, la colección Sin Palabras de Sins Entido editó para el último Saló una de sus útiles monografías, una guía concreta ideal para repasar o sumergirse en la obra de este fantástico dibujante. Lleva el subtítulo Muros de Sangre y está escrita por Alberto Torío.


Batman ilustrado por Neal Adams 1 (Planeta)



Me ha divertido este primer tomo absolute (de tres). Resulta curioso comprobar como el espectacular dibujante norteamericano rompe magistralmente la estructura de viñetas y páginas, como trata la figura humana desde perspectivas imposibles (pero a la vez realistas), en definitiva, como va rompiendo con la tradición mientras los guionistas van por detrás. Es decir, que el dibujo resulta absolutamente rompedor para la época (1968-69) mientras que las historias hacen gala de una deliciosa inocencia pop, al menos hasta la llegada de Denny O’Neil, cosa que no verán aún en este primer tomo. La estética del Batman oscuro protagonizando la serie de televisión de los 60, un casual choque conceptual que me ha sorprendido. La mayoría de historietas proceden de la colección The Brave and The Bold, donde hacía pareja con otros personajes de la editorial, así que también sirve para encontrarse con los Flash, Deadman, The Creeper o el Sargento Rock de aquella época. Y, claro, Superman. Junto a él y con Batgirl y Supergirl de invitadas protagoniza una historieta que de tan tonta y tramposa en lo argumental alcanza importantes cotas de genialidad popzetosa, me refiero a La enemistad entre Batman y Superman (World’s Finest 176, de 1968), una delicia de absurdo superheroico que me guardo en el cajón para comentarla al detalle cualquier día de estos.

***

(Nota: Esta sección no es más que una adaptación rápida de los guiones que preparo semanalmente para el programa Cabaret Elèctric de Icat-FM. No es una adaptación de todo el guión porque algunas cosas ya las conocen. El año pasado leí muchísimos tebeos para poder reseñarlos por la radio, pero fui incapaz de repetir la tarea en el blog, este año procuraré que no pase. Reseñas cortas, inmediatas y poco críticas. La versión en audio de este guión la pueden descargar, en mp3 y en catalán, aquí y pertenece al programa del 4 de septiembre de 2007.)