2.9.14

PANORÁMICA DEL MIEDO



A Rafael Llopis (Madrid, 1933) los aficionados españoles al terror y lo fantástico le debemos su maravillosa antología Los mitos de Cthulhu en formato bolsillo para Alianza Editorial, publicada por primera vez en 1969 y que aún hoy se sigue reeditando. Llopis, pionero en el estudio y divulgación del género en un país tan poco dado a lo fantástico como el nuestro, prosiguió su labor poco tiempo después con su Historia natural de los cuentos de miedo, cuya edición original de 1974 para la editorial Júcar merecía ser recuperada desde hace tiempo, y que se ha hecho realidad gracias a Fuentejara, corregida por el autor y ampliada hasta la actualidad con una serie de apéndices a cargo de José Luis Fernández Arellano.



Historia natural de los cuentos de miedo es lo que indica su nombre, un recorrido por el género de manera amplia, es decir, con esas referencias a los fronterizos que se indica como subtítulo entre paréntesis en la contraportada e interior. El camino, exhaustivo, va del romanticismo y la novela gótica al terror materialista del siglo XX, pasando por la novela de fantasmas o el pulp de Weird Tales, los grandes clásicos, los más desconocidos y un voluntarioso espíritu mundial no anglófilo con apartados dedicados a España, Francia, Hispanoamérica o Rusia, entre otros.



Obra de referencia en el contexto del estudio del horror y lo fantástico, por su claridad expositiva, entusiasmo y ánimo divulgativo tiene dos grandes virtudes: es excelente como introducción al tema y, para el que lo conoce, ofrece una panorámica general y permite y sugiere rellenar huecos y carencias. Ya en el original, se completó con una serie de anexos finales dedicados a otros medios: cine (apenas 4 páginas un tanto decepcionantes y con las que no coincido), cómic, música (terreno complejo y poco transitado) y el juego (desde una original perspectiva que incluso incluye el satanismo lúdico).



Debo añadir, por mi parte, que no coincido en el escaso valor, e incluso rechazo, que da al gore, en especial al llegar a tiempos más recientes. De hecho, como la obra original se detenía a principios de los 70, se añaden una serie de apéndices a cargo de de José Luis Fernández Arellano, que por muy voluntariosos tienen el problema de la falta de espacio para desarrollarlos más a fondo, aunque con valores como la inclusión de los videojuegos. Para acabar, la reedición se completa con un breve ensayo de Llopis, El cuento de terror y el instinto de la muerte, que tiene mucha sustancia psicológica (recordemos que es psiquiatra de profesión) pero que puesto al principio como introducción resulta de lectura un poco más ardua que lo que viene a continuación, y eso siempre despista.